Compras y atracciones

Centro de la ciudad/Kröpcke/Paseo Niki de Saint Phalle

Rund um die Kröpcke-Uhr, das Herz der hannoverschen Innenstadt, kann nach Herzenslust geshoppt werden.

¡Bienvenido a la zona peatonal más popular de Alemania con una nueva escultura de luz en Kröpcke! Cafés, boutiques y grandes almacenes te invitan a pasear.

Hannover es una ciudad de distancias cortas que ha ido creciendo a lo largo de los siglos a partir de su sinuoso casco viejo a orillas del Leine, que está enmarcado por la Aegidientor al oeste y la Steintor al este y acaba en la estación central construida en el siglo XIX. Al salir de ella por la plaza Ernst August (Ernst-August-Platz) casi nos encontramos en pleno centro de la ciudad, que, con la nueva escultura luminosa de Kröpcke, representa un nuevo símbolo.

Aquí puede disfrutar del Kröpcke en 360 °:

+++ Zum Start des 360-Grad-Bildes bitte auf das Foto klicken +++

Kröpcke: una céntrica plaza...

En Kröpcke al visitante le aguardan negocios exclusivos y un variopinto paisaje de grandes locales comerciales. La plaza más céntrica de Hannover, peatonal y principal nudo de enlace del metro, debe su nombre al arrendatario del café con más tradición de esta explanada. En Hannover, quien no queda «debajo de la cola» del monumento ecuestre a Ernesto Augusto situado frente a la estación central, lo hace junto al histórico reloj de Kröpcke.

Die neue Lichtskulptur bringt den Kröpcke zum Strahlen.

... ¡con una escultura luminosa!

Kröpcke brilla en todo su esplendor con la escultura luminosa inaugurada en 2015. Esta reluciente obra dorada formada por pliegues crea un ambiente cautivador en Kröpcke con sus 64 luces led. Sujeta por cuatro cables de acero anclados a las fachadas colindantes, esta lámpara de tres metros de ancho está suspendida a unos quince metros de altura sobre la plaza. ¡Un nuevo símbolo que ilumina la ciudad!

Grandes calles comerciales / Paseo de Niki de Saint Phalle

Las calles Bahnhofstraße y Georgstraße son unas de las zonas comerciales más largas y populares de Alemania. Pocas ciudades alemanas ofrecen tal concentración de centros comerciales en unos pocos cientos de metros.

La Bahnhofstraße, que conduce directamente al corazón de la ciudad, es una zona peatonal con dos niveles; el paseo de Niki de Saint Phalle (Niki-de-Saint-Phalle-Promenade) comprende la «planta baja». A poca distancia, la Ernst-August-Galerie, la Galerie Luise o el Kröpcke-Center ofrecen una diversidad comercial sin parangón haga el tiempo que haga. Aquí también se cruza la calle Georgstraße, la principal arteria del centro, que une la Steintor con el imponente edificio Anzeiger-Hochhaus y la plaza Aegidientor.

Llamada así por Jorge III, rey de Gran Bretaña y Hannover entre 1814 y 1820, la Georgstraße es un bulevar de lo más exclusivo que, frente a la ópera de estilo clasicista, destaca por sus elegantes tiendas y boutiques. Desde hace generaciones, aquí se reúnen los habitantes de Hannover los domingos de verano para dar un paseo ataviados con trajes de época.

Casco antiguo y mercado cubierto

Ballhofplatz

A través de las calles comerciales llegamos al casco antiguo de Hannover, con sus casas de entramado alrededor de la Marktplatz. En sus pintorescos callejones hallaremos cafeterías, restaurantes y pequeños y selectos negocios.

Un rincón muy acogedor es la Ballhofplatz, donde en verano se celebran numerosos festivales. Junto a la Marktkirche, la mayor de las tres iglesias del casco antiguo, se encuentra el Viejo Ayuntamiento medieval. Ambos edificios se consideran los ejemplos más meridionales del gótico en ladrillo típico del norte de Alemania. También llama la atención la impresionante casa de Leibniz, una reconstrucción muy fiel de la casa burguesa renacentista en la que vivió el filósofo Gottfried Wilhelm Leibniz durante varios años.

Enfrente del Viejo Ayuntamiento se levanta el tradicional mercado cubierto (Markthalle), al que también se conoce como «la barriga de Hannover», con su amplia oferta de manjares.

Lugares de interés

Casco histórico

Muy cerca se encuentra el clasicista Leineschloss, la antigua residencia de los reyes de Hannover que en la actualidad alberga la sede parlamentaria del gobierno de Baja Sajonia.

Unos pasos más adelante divisamos uno de los símbolos más conocidos de Hannover, el Nuevo Ayuntamiento, semejante a un palacio. Por un ascensor con recorrido en forma de arco, único en Europa, se accede a la cúpula del ayuntamiento, donde se puede disfrutar de una espectacular panorámica que demuestra que Hannover es una de las ciudades más verdes de Alemania. Desde aquí merece la pena visitar el bulevar de esculturas situado entre las calles Leibnizufer y Brühlstraße.

Además de obras de artistas de todo el mundo, aquí conoceremos a las famosas y coloridas nanas de Niki de Saint Phalle, que con el tiempo se han convertido en algo tan típico de Hannover como la bebida nacional, el «Lüttje Lage».